viernes, 31 de julio de 2009

Molinos de Viento de Campo de Criptana

Si la Mancha se caracteriza por un edificio emblemático asociado a su cultura, ese es El Molino de Viento. Los molinos, sin embargo forman parte de la eclosión de ingenios que se desarrollaron durante los siglos XV, XVI, XVII y que fueron determinantes para el progreso tecnológico de Europa. Su función era la de moler el grano de cereal para convertirlo en harina, por lo que han estado directamente relacionado con la industria a lo largo de siglos.
p
En Campo de Criptana existieron treinta y cuatro molinos, según el Catastro del Marqués de la Ensenada del año 1752, tantos como la suma de los existentes en las demás poblaciones del resto de provincias manchegas. Actualmente se conservan diez de estos molinos, tres de ellos han sido declarados Bien de Interés Cultural, "Burleta", "Infanto" y "Sardinero", por conservar la maquinaría original del siglo XVI.
p
Los molinos de viento, a diferencia de los hidráulicos, que generalmente se asentaban en los valles por donde discurría el agua, se localizaron en zonas áridas con escasez de corrientes fluviales, por ello en España son característicos de la mitad sur peninsular. Los más numerosos son los de torre en los que tan solo gira la caperuza y se necesitaba menos madera para su construcción.
p
Se trata de construcciones hechas de piedra y enlucidas con mortero de cal y arena, con unas dimensiones totales de once metros de altura por cinco de diámetro. Sobre la torre se colocaba la cubierta cónica construida en un principio de paja, luego de madera y posteriormente de zinc, del mismo diámetro que la torre sobre la que podía girar mediante un carril de madera de encina muy dura.
p
El molino se componía de tres plantas, el silo o planta baja donde se almacenaba el grano y los utensilios del molinero, la camareta es la estancia media donde se efectuaba la limpieza del grano y donde se guardaban los lienzos de las aspas y el moledero, conocido también por habitación de la piedra, donde se alojaba la maquinaría y se ubicaban los ventanillos. Se trataban de doce ventanas pequeñas orientadas en función de cada viento y desde las cuales el molinero conocía la dirección del viento dominante para orientar las aspas. Para esta operación el molinero usaba un torno portátil "borriquillo" que unido a un largo mástil "palo de gobierno" servían para mover la caperuza.
p
Una vez las aspas en movimiento, su movimiento de giro vertical era transmitido al eje al que estaban sujetas y se transformaba en horizontal a través del engranaje que realiza la rueda de madera de mayor tamaño, rueda catalina, con la de menor tamaño, llamada linterna, pasando directamente a la piedra que se movía solidaria a ésta última. El movimiento de la piedra superior sobre la inferior fija es el que tritura los granos de trigo, cebada o los "titos" con los que se elaboran las famosas gachas manchegas.
p
El Ayuntamiento de Campo de Criptana lleva a cabo un Plan Especial de Protección de la Sierra de los Molinos y de su entorno, que vela por la conservación y el mantenimiento del aspecto original de los molinos. Ubicado en la misma Sierra se encuentra el Centro de Iniciativas Turísticas, desde donde se cuida y orienta al turista para que conozca en profundidad el patrimonio de todo el municipio.

Compartir

5 comentarios:

Dean dijo...

Me ha encantado su blog. Con su permiso lo he referenciado en el mío y he tomado prestadas un par de sus fotos.
Un saludo.

Logan y Lory dijo...

Hemos venido a conocer el blog aconsejados por otro compañero de la blogosfera, Dean, y comprobamos que su recomendación es más que acertada.

Iniciativas de este tipo son las que se precisan para concienciar a la gente acerca de la conservación de nuestro patrimonio.

Ha sido una grata sorpresa llegar hasta esta página a la que volveremos habitualmente.

Cordiales saludos.

IRON dijo...

Hola, gracias por comentar en mi blog Cambeloo, los felicito ampliamente por esa buena iniciativa de enseñarnos sobre el patrimonio industrial, espero sigamos en contacto, saludos

Anónimo dijo...

Los molinos, te transportan a nuestra literatura española, a otro tiempo, a otras gentes, y a lo más primitivo de la supervivencia, parece que solo existe en la imaginación, pero si, es cierto, hay que ir y sentir ese viento seco y dulce que te acaricia, sobre todo ver anochecer desde el cerro. Te lo dice una que ha nacido ahí....

Patrimonio Industrial COIIM dijo...

Crear esas sensaciones es para nosotros lo más satisfactorio porque en ellas subyace la esencia del Patrimonio Industrial.