jueves, 19 de noviembre de 2009

Primera Rueda Hidráulica de la Ceca Segoviana

no de los mayores proyectos de rehabilitación de espacios industriales que se están llevando a cabo en la actualidad es el Proyecto Museístico de la Casa de la Moneda de Segovia. Su construcción fue encargada en 1583 por el Rey Felipe II ante la dificultad por parte de las ocho existentes, en ese momento, de amonedar el oro y la plata que llegaban de las Indias. En estas cecas se acuñaban las monedas a golpe de martillo dando lugar a una lenta y poco efectiva manufactura, además, no se conseguía una buena calidad del producto, lo que fomentaba la falsificación y el picaresco negocio del cercén. El sistema tradicional de acuñación provocaba que el borde fuera más ancho por un lado que por el otro de la moneda, posibilitando que fueran recortadas o cercenadas para quitar parte del valioso material.

El Rey Prudente, como era conocido Felipe II, mostró siempre un gran interés por las cuestiones técnicas e ingenieriles. Cuando su primo, el Archiduque Fernando de Austria, le puso en antecedentes sobre los avances tecnológicos en los nuevos ingenios de acuñación que se estaban produciendo en otros países, decidió incorporarlos inmediatamente en una nueva ceca que situó en el cauce del río Eresma a su paso por Segovia, y que sería conocida como el Real Ingenio de la Moneda. En 1584, salió de Alemania, el convoy industrial con técnicos y maquinaria más grande e importante jamás ocurrido hasta entonces.



Diferencias entre la moneda acuñada a golpe de martillo (arriba) y con laminación (abajo). Asociación Amigos de la Casa de la Moneda

La principal innovación consistía en el empleo de la fuerza hidráulica para accionar las máquinas laminadoras capaces de producir planchas de oro y plata de espesor uniforme, que pasaban posteriormente a las laminadoras de cilindros de acuñar que llevaban impresos el haz y el envés de la moneda. Los motores para poner en marcha esta maquinaria y la del resto de instalaciones complementarias de la ceca como martinete, fragua, herrería, etc., eran ruedas hidráulicas verticales de gran tamaño construidas en madera.

La construcción de las ruedas es un eje fundamental en la rehabilitación del conjunto y han sido dos investigadores, Jorge Soler y José Mª Izaga, los que han realizado el trabajo de análisis de la tecnología del siglo XVI y han llevado a cabo la construcción de un prototipo de la rueda hidráulica que movía el martillo pilón del martinete. El proyecto ha sido financiado por la Fundación Juanelo Turriano, dedicada a la promoción y coordinación del estudio de la historia de la técnica y la ciencia, prueba de ello es la explendida biblioteca que poseen en su sede.


Rueda en construcción. Cortesía de Jorge Soler

La rueda está fabricada en madera y tiene un diámetro de 2,2 m. Dentro de las existentes en la Ceca era de tamaño medio pues las que movían las laminadoras de cilindros llegaban a alcanzar los 3,75 m de diámetro. El próximo lunes 23 de noviembre, a las 11h30, en el Patio de la Casa Andrés Laguna (Segovia) tendrá lugar la rueda de prensa y posterior apertura de la exposición "Las Ruedas Hidráulicas del Real Ingenio de la Moneda", donde se podrá contemplar esta primera rueda experimental.



Cartel Exposición

Compartir

3 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Hoy nos habéis regalado un magnifico e interesantísimo artículo, tanto en lo que corresponde al tipo de moneda que se acuñaba como al sistema hidráulico utilizado.

Ha sido un auténtico placer venir a leeros.

Un abrazo desde Paralelo

Seasunday dijo...

Como siempre ha sido un auténtico placer leer vuestro artículo, las referencias históricas que hacéis, me parecen muy interesantes, es muy enriquecedor. Os puedo asegurar que ya tenéis un ferviente seguidor de vuestro Blog, muchas gracias.

Glenn Murray dijo...

Pues, ya es el 2 de noviembre de 2010, y esta rueda hidráulica lleva UN AÑO abandonada en el patio de una concejalía del Ayuntamiento de Segovia!!! La Fundación Juanelo Turriano la construyó como un prototipo para ver el comportamiento de los materiales y su construcción. Pero para comprobar tales cosas LA RUEDA TIENE QUE ESTAR METIDA EN EL AGUA. Qué lástima que la Fundación regaló la rueda al Ayuntamiento antes de efectuar las pruebas, porque los del Ayuntamiento no sabrán darle más uso del que tiene ahora, de decoración en un patio!!!